sábado, 20 de diciembre de 2014

SOPA DE NAVIDAD (SOPA DE GALETS)

Hola a todos de nuevo!! Después de meses de obras, exámenes y otros jaleos varios, parece que con las fiestas vuelve la calma y puedo retomar el blog que he tenido completa e imperdonablemente abandonado durante tanto tiempo. Así que espero que disculpeis mi ausencia y vamos a ponernos manos a la obra antes que surja algún otro imprevisto que me retrase la publicación.


Y que mejor forma de volver que con una sopa navideña para entonar el estómago. Hoy va de sopa de galets. Esta es una receta típica de Navidad, especialmente en Cataluña y Baleares. Se trata de unas caracolas de pasta de gran tamaño que se suelen rellenar de una farsa de carne picada que se sirve como entrante en las comilonas familiares de estas fiestas. No hay nada como una buena sopita para aligerar la cena de Nochebuena, así que por que no la probais?

INGREDIENTES para 6 personas
Caldo de pollo y/o ternera.
500 gr de carne picada mixta (pedid que os la pasen dos veces por la picadora para que sea más fácil rellenar las caracolas)
3 huevos (uno crudo y dos cocidos)
ajo en polvo
sal 
pimienta
perejil picado
1 paquete sopa de galets
3 cucharadas de pan rallado

PREPARACIÓN
Para preparar el caldo os remito a mi post de como hacer un caldo casero. En esta ocasión he "alegrado" un poco el caldo con tres traseros de pollo, 300 gr de morcillo, 300 gr de ternera con hueso y 1 carcasa de gallina. Las verduras y los pasos para la preparación son los mismos que en el post al que os enlazo. El caldo lo podeis tener preparado con antelación y descongelar la cantidad que haga falta según los comensales que tengais. De hecho creo que es la mejor opción para no pasaros las fiestas encerrados en la cocina. Con el caldo hecho, preparar la sopa de galets es un momento.

Calculamos que cada plato contendrá 5 o 6 galets, os sobrarán bastantes, pero los podéis congelar sin problema e ir usándolos a medida que los necesitéis.


Colocamos la carne en un cuenco, la salpimentamos, aderezamos con dos cucharaditas de ajo en polvo o dos ajos triturados y con el perejil. Añadimos un huevo a la carne y mezclamos bien. Si queremos darle una textura más suave podemos ponerle una cucharada de queso crema tipo Philadelphia, pero esto ya es opcional. Como la masa queda algo pringosa le vamos añadiendo un poco de pan rallado para que sea más manejable, quizás no haga falta poner las tres cucharadas, es cuestión de ver cuando se puede trabajar bien. 

Una vez la carne esté bien mezclada la colocamos en una manga pastelera o en una bolsa de congelar, le cortamos la punta y empezamos a rellenar los galets. La manga es la forma más rápida de rellenarlos, os lo digo después de haber probado a rellenar la pasta con cuchara e incluso con jeringa,.. un desastre.. con la manga es un momento.



Hervimos dos huevos durante unos 13-14 minutos. Dejamos enfriar los pelamos y cortamos en trocitos. 

Ponemos el caldo a calentar y cuando hierva bajamos el fuego y tiramos la pasta. Este tipo de pasta es más gruesa que la sopa normal y llevará un poco más de tiempo que esté lista, la mía en unos 14 minutos estaba al dente, pero seguid las instrucciones del paquete.

Emplatamos y le añadimos un poco de huevo picado sobre cada plato. Si os gusta le podeis poner también unos taquitos de jamón picados muy finos, yo no tenía así que lo dejé tal cual.


Perfecto para empezar una buena cena navideña!.


sábado, 20 de septiembre de 2014

PASTA AL VODKA


Cuando probé la pasta al vodka en el Café Central de Madrid, (un local precioso y altamente recomendable para comer un menú asequible y de calidad), me quedé fascinada de como un plato tan sencillo y con tan pocos ingredientes podía estar tan sumamente bueno. Pasó el tiempo y me nunca tuve ocasión de prepararla, sobre todo porque el vodka no es santo de mi devoción y siempre me ha dado pereza comprar una botella sólo para cocinar, pero hace poco cayó en mis manos una botellita y me dije, trae pacá que ahora sí que me pongo a ello. Es, sin duda, mi receta de pasta preferida de este año (la cosa va cambiando, así que nunca se sabe). Os la paso para que la probeis y de paso, deis salida a esas botellas que acumulan polvo en vuestro mueble-bar.

INGREDIENTES (para 2 o 3 personas)
Pasta al gusto (en mi caso Spaghettis integrales)
3 dientes de ajo
1/2 cebolla blanca
1/4 de guindilla troceada sin semillas
50 ml de vodka
300 ml de tomate triturado, (o 200 de triturado y 100 de tomate frito)
100 ml de leche evaporada
Sal
Pimienta
1/2 cucharada de azúcar
Orégano
Albahaca
Queso parmesano en polvo
Aceite de Oliva
PREPARACIÓN
Ponemos a hervir la pasta en una olla con abundante agua hirviéndo y un pellizco de sal. Cuando esté al dente escurrimos y reservamos.
En una sartén freimos 3 dientes de ajo lo más picaditos posibles, a continuación añadimos la cebolla también picada y la guindilla y dejamos pochar. Cuando la cebolla esté transparente añadimos el vodka y dejamos que se evapore el alcohol (unos 3-4 minutos). La salsa tomará un color blanquecino como en la foto.

 Añadimos el tomate triturado (o parte triturado y parte frito), añadimos media cucharada de azúcar para corregir la acidez del tomate y mezclamos bien. Incorporamos las especias, sal, pimienta, orégano y albahaca al gusto y dejamos que se cocine unos 10 minutos. Transcurrido ese tiempo añadimos la leche evaporada y dejamos que se acabe de cocinar la salsa unos 5 minutos más. Queda algo así

Apartamos un cucharón de salsa, vertemos la pasta escurrida en la sartén y la salteamos bien para que se impregne de la salsa. Emplatamos y vertemos sobre cada plato de pasta un poquito más de salsa para que quede bien jugosa. Espolvoreamos con queso parmesano y a chuparse los dedos chicos!


IDEA: A esta receta le van fenomenal unos langostinos a la plancha o cocidos, o si somos más bien carnívoros un poquito de bacon fritito. Es una delicia.





lunes, 1 de septiembre de 2014

BROCHETAS YAKITORI CON CHAMPIÑONES



Las brochetas yakitori son un típico de la comida callejera japonesa. Se trata de unas brochetas de pollo, que pueden incluir o no verduras, maceradas en salsa teriyaki, que se suelen vender en puestos ambulantes. Son muy fáciles de preparar y ni siquiera teneis que molestaros en preparar la salsa, porque la venden hecha en cualquier supermercado. Yo he cocinado un plato algo menos "callejero", para comer sentado en la mesa.. eso ya al gusto de cada uno. La acompañaremos de unos champiñones en salsa de soja con brotes de germinados y un poco de arroz (en mi caso tres delicias que era el que tenía preparado en casa). 
  

INGREDIENTES para 4 comensales.
2 pechugas de pollo 
3 cebolletas
16 champiñones
1/2 guindilla
Salsa de soja
Salsa teriyaki
Sésamo tostado
2 dientes de ajo
Aceite de semillas (girasol, sésamo o similar)
1 manojo de cilantro
Arroz blanco hervido
Brotes de soja (yo usé soja verde ecológica)

PREPARACIÓN
Lo primero es poner a macerar el pollo para las brochetas. Cortamos la pechuga en daditos y los dejamos macerar un par de horas en la nevera en un cuenco con salsa teriyaki.

Para preparar los champiñones en salsa de soja, limpiamos los champiñones con un trapo húmedo. Freimos los dientes de ajo fileteados en una sartén con aceite de sésamo (o en su defecto girasol) junto con media guindilla seca picada. Cuando los ajos estén dorados, añadimos los champiñones, un chorrito de salsa de soja y dejamos que se cocinen. Picamos y espolvoreamos cilantro fresco picado y reservamos.

A continuación preparamos las brochetas. Sacamos la pechuga de la salsa y la reservamos. Lavamos la cebolleta y cortamos la parte verde hasta el bulbo, que reservaremos, ya que para esta receta usaremos solo los tallos, de la cual eliminaremos la parte más seca. Cortamos los tallos en trozos de unos 2 cm.  A continuación montamos las brochetas alternando un trozo de pollo, un trocito de cebolleta, un trozo de champiñón, etc y lo pincelamos con un poco más de salsa teriyaki. Espolvoreamos semillas de sésamo. Freímos las brochetas en una plancha caliente con unas gotas de aceite de semillas.

Montamos el plato con unos champiñones, las brochetas y si queremos algo de hidratos también podemos añadir un poco de arroz hervido. Acabamos con unos brotes de germinados de soja verde, que podemos saltear junto con los champiñones o como yo, ponerlos crudos para mantener sus propiedades y darle un toque crujiente al plato. Espolvoreamos con cilantro fresco picado y servimos. 


Para acabar, agradecer a Semillas Batlle el detallazo de enviarme un montón de semillas, para que continúe cultivando mis brotes ecológicos en casa. Me encanta que me mimen!!!! Los brotes le dan un toque muy chulo a los platos, decoran y nos aportan, de forma concentrada todas las propiedades de la verdura o hortaliza de la que provienen. Los de soja verde ecológica que emplee para este plato, crecieron a una velocidad alucinante. Los podéis emplear en crudo o salteados con otras verduras. Mirad que pedazo surtido tengo!! Vamos a preparar un montón de ensaladas ricas!!


IDEA: Aprovechad para montar un pequeño huertecito urbano en casa, no hace falta mucho espacio, un par de macetas en el balcón o en el caso de los brotes ni eso, una bandejita germinadora y dentro de casa podéis cultivar vuestros propios brotes. Haced que vuestros hijos aprendan a cultivar lo que comen y que no piensen que todo sale de la nevera de un supermercado. 


viernes, 22 de agosto de 2014

SOLOMILLO DE CERDO EN SALSA DE OPORTO Y CIRUELAS



Bueno, ahora que ya tenemos nevera en condiciones en casa y vuelvo a tener ganas de entrar en mi cocina, vamos a celebrarlo esta noche este platito, rico rico.

La de hoy es una receta perfecta para una cena con invitados. Fácil de preparar y muy sabrosa, la salsa de Oporto y las ciruelas le dan un toque dulzón que le va perfecto al solomillo de cerdo y se prepara sin complicarnos mucho la existencia ni encender el horno (que ya sabeis que en verano es una auténtica tortura). Podeis sustituir el solomillo por pechuga de pollo o lomo, también queda muy rico, aunque resulta más de diario.. En casa he preparado esta salsita tres veces en las dos últimas semanas y siempre acabamos rebañando el plato... 

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS
2 solomillos de cerdo
1 puerro
1 cebolla
8 ciruelas
2 dientes de ajo
caldo de carne (1/2 litro) 
1/2 vaso de vino de Oporto
Sal, Pimienta 
Aceite de Oliva 
1 manojo de espárragos verdes
4 tiras de bacon 
4 patatas parmentine (o patata francesa) de tamaño medio
20 gr de mantequilla


PREPARACIÓN

1.- Empezamos cortando la carne del solomillo en medallones de 1 cm de grosor. Los salpimentamos. Calentamos una sartén con unas gotas de aceite de oliva y marcamos los medallones a fuego medio por ambos lados hasta que adquieran un bonito color dorado. Sacamos y reservamos. Hay que ir con cuidado de no pasarnos de cocción porque nos puede quedar seco. 

2.- En la misma sartén donde hemos dorado el solomillo, añadimos un poco más de aceite de oliva y salteamos los ajos picados finos, cuando se hayan dorado incorporamos la cebolla y el puerro picadito. Pochamos bien hasta que la verdura se haya puesto transparente. Cortamos las ciruelas en trocitos y las incorporamos al sofrito. Mezclamos bien. Ahora añadimos el vino de Oporto, mezclamos bien durante 2 minutos y añadimos el caldo de carne (o en su defecto agua con un cubito de concentrado de carne disuelto, pero ésto último sólo en caso de emergencia). Dejamos reducir la salsa unos 10-15 minutos y apagamos el fuego. Pasamos la salsa a un recipiente y lo trituramos bien con la batidora. Si queremos obtener una salsa más fina la podemos pasar por el chino, pero a mi me gusta tal cual. Reservamos.

3.- Para la guarnición:
Lavamos los espárragos y cortamos la parte más fibrosa del tallo. Escaldamos en agua hirviendo durante 5 minutos. Luego los pasamos a un cuenco con agua bien fría. Secamos bien los espárragos con un papel de cocina y los envolvemos con una loncha de bacon. En una sartén bien caliente, freimos nuestro atadillo de espárragos hasta que el bacon esté bien dorado. Reservamos. 

4.- Lavamos bien 4 patatas medianas y las ponemos en un cuenco apto para el microondas. Tapamos el cuenco con papel film y programamos 10 min a potencia máxima. Transcurrido el tiempo, lo dejamos templar y quitámos el papel transparente con mucho cuidado porque estará muy caliente. Cortamos las patatas por la mitad, le hacemos unos cortes en forma de rejilla con la punta de un cuchillo y las ponemos boca abajo por la parte de la pulpa en una sartén caliente con un trocito de mantequilla fundida. Las dejamos 3 o 4 minutos sin tocar hasta que estén doraditas. 

5.- Montamos el plato. 
Ponemos la salsa en el fondo del plato, colocamos un par de medallones, la guarnición de espárragos y patatas y acabamos el plato espolvoreando unas escamas de sal sobre las patatas y los medallones de carne y con un poco de pimienta recién molida sobre las patatas. Decoramos con dos ciruelas sin hueso y a la mesa!



jueves, 21 de agosto de 2014

FRIGORÍFICOS: FROST O NO FROST? ESA ES LA CUESTIÓN..



Quien me iba a decir a mi que comprar una nevera nueva se iba a convertir en la "pesadilla en la cocina" de este verano. En dos semanas me he convertido en una auténtica experta en compresores, evaporadores, ventiladores, sistemas de descarche y demás. Eso es lo que ha ocurrido después de decidir cambiar mi nevera cíclica Bosch de toda la vida, (que funciona perfectamente pero ya tiene algunas heridas de guerra), por una no frost de última generación... maldita la hora!!!


Hoy os dejo una breve guía que espero os ayude si decidís embarcaros en la compra de un nuevo frigorífico. Espero os pueda ahorrar mucho tiempo, dinero y algún que otro ataque de nervios. Si sois sensibles al ruido y algo neuróticos como yo... no estáis solos, este es vuestro post.. 

Que puntos son importantes a la hora de elegir un frigorífico? 

0.- Cuando cambiar la nevera?
Si puede ser, mientras aún funcione. Por supuesto esto no siempre es posible, pero si vemos que empieza a fallar, hacer ruidos o se nos plantea una reparación de un coste muy elevado, hay que empezar la búsqueda.

Si no hacéis caso a las señales y esperáis a que reviente el frigorífico para comprar uno nuevo (normalmente esto ocurre un sábado por la tarde, por aquello de la ley de Murphy), el proceso será el siguiente: os iréis corriendo a la primera tienda que encontréis, comprareis sin lugar a duda una nevera que esté en stock para que os la puedan traer cuanto antes a casa. Cuando os sirvan la nevera, ésta tendrá que reposar un par de horas antes de ponerla en marcha, luego necesitaremos otras tantas horas hasta que alcance la temperatura seleccionada y al final, se nos habrá estropeado toda la comida que teníais en la nevera fallecida y habréis comprado una nueva un poco al tun tun. 

1.- Dimensiones y capacidad
Evidentemente, si el frigo no nos cabe en el hueco que tenemos en la cocina, vamos a tener que llamar a Houston para arreglar el problema. Hay que tener en cuenta que hay que dejar algo de espacio en los laterales y tras el frigorífico para que ventile bien y no se sobrecaliente el aparato. Confirmad que las medidas que os dan incluyen los tiradores de la puerta, porque si no acabareis teniendo que meter barriga para acceder a cualquier cosa situada mas allá de la nevera. Hoy en día los frigoríficos tienen bastante más profundidad que antes, así que no deis por hecho que os va a caber... medidlo.

La capacidad del frigorífico suele aparecer reflejada en litros en la etiqueta de la descripción. Ojo con esto, algunas tiendas te hablan de capacidad neta y otra de bruta, no es lo mismo. Nos interesa la capacidad neta del frigorífico.

2.- Eficiencia energética. 
Descartamos cualquier nevera por debajo de categoría A. Innegociable. Partiendo de este punto, cuanto más + + +  mejor, más ecológica, más eficiente y menos consumo, y puedes calcular 100 euros extra a pagar por cada + que tenga la neverita. Si os lo podéis permitir, sin dudarlo A+++. Si no os queréis dejar un riñón en el frigorífico, un A+ o A++ ya es suficiente para cumplir con nuestro compromiso medioambiental y reducir el consumo de kilowatios anuales. Imagino que con el tiempo irán bajando de precio las neveras más eficientes.


3.- Frost o no frost, esa es la cuestión. 
Los frigos Frost o cíclicos, son los de toda la vida, los que tenemos que descongelar periódicamente.

Ventajas: los alimentos conservan la humedad, no se secan y no es indispensable tapar todo lo que metes en la nevera; hacen menos ruidos extraños, (ver punto 4). Los frigoríficos cíclicos se ponen en marcha cuando baja la temperatura o abrimos la puerta repetidas veces y se paran una vez alcanzada la temperatura programada. 

Inconvenientes hacen escarcha y hay que descongelarlos de tanto en tanto. Hoy en día los frigoríficos cíclicos se venden menos que los No Frost y por ello en ocasiones son más caros y difíciles de encontrar si buscais una marca de gama media-alta. Puede que el vendedor te mire con cara de poker cuando le insistas que quieres un frigorífico cíclico y te diga que casi no se fabrican..

El sistema no Frost es un sistema de enfriamiento que hace que el aire del congelador circule constantemente por el frigorífico. El compresor se encarga de enfriar el congelador y el ventilador reparte el aire por todo el refrigerador enfriándolo. Un sistema de descarche se encarga de fundir de forma automática el hielo que se haya formado en el interior.

Ventajas: los alimentos se conservan mayor tiempo y no hay que descongelarlo manualmente.

Inconvenientes: hay que tapar los alimentos porque se secan muy rápido, hay que invertir en un aparato con alto nivel de eficiencia energética (los +), porque tienden a consumir más que los cíclicos tradicionales, el motor y el ventilador están mucho tiempo funcionando,.. Esto último nos nos lleva a mi mayor problema con el "No Frost"... el ruido.

4.- Nivel sonoro.
Este punto merece un post independiente, porque es para agarrarse los machos. Ojito con los decibelios de la nevera, son el mayor enemigo de la paz de un hogar. Nadie me advirtió que el paso de un frigo cíclico clásico a uno No Frost me iba a generar semejante trauma auditivo. Me compré hace un par de semanas un Samsung No Frost con motor inverter, de 39 db, justamente porque era la más silenciosa que tenían en la tienda, y tan solo con enchufarla, supe que había sido un tremendo error. Aquello era una mezcla entre el ruido de una Epilady y el de una barca entrando a puerto...Después de que mi vida girara unos días alrededor de aquel Boing 747 que me había comprado, pendiente de que despegara en cualquier momento, la obsesión llegó al punto de descargarme una app para medir los db del frigorífico, y no me lo podía creer....estaba dentro del límite que indica la etiqueta!!!! 

Cual es el problema entonces??? no es el volumen, es que el maldito ruido no se para nunca!!! Es decir, el compresor y el ventilador se ponen en marcha durante varias horas , se paran unos 15 minutos y vuelta a empezar... El servicio técnico te dice que es normal, que pongas la tele o que se irá reduciendo a medida que se asiente la nevera... tururú..créeme, antes de que eso ocurra habrás cogido un martillo y te habrás liado a golpes con el maldito cacharro. 

Tipos de ruidos "normales" que podemos encontrar en un frigorífico no frost:

- Burbujeo:ocasionado por la circulación del gas por el evaporador.
- Crujido: es el provocado por el descarche en el calefactor del deshielo, cuando el aparato elimina el hielo de forma automática. (Mi gato se escondió bajo la cama cuando oyó el primer crujido del glaciar).
- Murmullo constante: es el genera el compresor cuando está en marcha (en mi caso muuucho rato cada día).
- Zumbido: es el que genera el ventilador al repartir el aire frio del congelador por el refrigerador (idem de anterior.. un montón de rato cada día).
- Click: generado por la puesta en marcha del refrigerador.
- Pitidos: Generados por el timer del control de temperatura.

Toda una orquesta verdad? Y estos son los ruidos normales, luego están los ocasionados por desnivelación del aparato, los de roce con alguna superficie o panel lateral y los de las averías, que ya deben ser como la fiesta de la espuma. 

No, se, llamadme exagerada, pero antes cambiabas la nevera cuando fallaba o empezaba a hacer un ruido molesto, porque normalmente casi no la oías, a menos que estuvieras constantemente abriendo la puerta y subiendo la temperatura, lo que hacía que se tuviera que poner en marcha el motor.... pues ahora te compras un No Frost y el ruido te viene de serie...avances de la tecnología? 

5.- Compresor.
Un compresor o dos compresores. 
Si tienes una nevera con un sólo compresor, si se te fastidia el motor, la nevera queda inutilizada en su totalidad. Las neveras con dos compresores independientes, uno para el frigo y otro para el congelador, son más caras y se fabrican menos. Están pensadas para neveras con frigorífico frost y congelador no frost (lo mejor de cada casa). Si se estropea uno de los motores, te dicen que al menos sabes que otra parte continua en funcionamiento. En mi opinión no tiene mucho sentido, porque para que quiero un frigorífico sin congelador o viceversa? Además, dos motores, doble probabilidad de rotura.. Tentador, pero no es para mi.

Inverter o no inverter. 
Bueno, pues ahora van y se inventan los motores Inverter para los frigoríficos. Los motores de toda la vida funcionan a todo trapo cuando lo necesitan y se paran cuando alcanzan la temperatura marcada en el termostato o se acaba el ciclo programado. Los inverter adaptan la velocidad y potencia de funcionamiento a las necesidades del frigorífico, o sea, no se paran jamás de los jamases. Esto está muy bien y es muy ecológico, porque cuando más consume el motor de una nevera es al ponerse en marcha y al parar, pero si voy a tener el motor de mi nevera todo el día en marcha, los 365 días del año, no lo podrían haber hecho un poquito más silencioso?

El vendedor de la tienda (que ha tenido más paciencia conmigo que el santo Job) me dice algo así como ... "has tenido mala suerte, porque no se tendría que oir nada, será este frigorífico en concreto porque a mi no se me ha quejado nadie por el ruido de este modelo".. En fin o yo tengo un oído sobrenatural o más de uno tiene que revisarse la audición. Quizás sí fue mala suerte, no se.. Algunas marcas ya han ido más allá inventando los "linear compressor", compresores que reducen los puntos de fricción del compresor, reduciendo el ruido.. rizando el rizo.

6.- Diseño y otras pijadas
Es que es para alucinar lo que inventan. Desde neveras domóticas, que te indican lo que les falta para que vayas a hacer la compra, o las que te sugieren que receta cocinar con los ingredientes que tienes dentro.. (esto sí que me sería de gran ayuda a mi), hasta otras a las que les acercas el teléfono móvil y avisan al servicio técnico de la clase de avería que tienen.

Es toda esa tecnología necesaria? No, pero si la inventan es porque a la gente le gustan estas cosas. Daño no hace, todo depende de lo que quieras pagar por ello. Vosotros sabeis aquello que se aplica a los coches, que cuantas más cosas electrónicas tengan, más se rompen y más cuestan los arreglos? Pues yo sigo moderadamente esta teoría, tecnología sí, eficiencia sí y diseño sí, pero en su justa medida, no a costa de un incremento brutal de precio ni de tener que renunciar al silencio a cambio de tener un neverón supermolón. Además, siempre me ronda el fantasma de la "obsolescencia programada", y me da que aunque me gaste 2000 euros en una nevera, no me aguantará 20 años como las de antes, así que me intento mantener dentro de los parámetros de lo razonable. 

7.- Precio
Of course, el precio es importante, muy importante y el peregrinaje por páginas web varias y tiendas de electrodomésticos es el peaje que hay que pagar para ahorrarnos, en ocasiones, varios cientos de euros. Lo ideal es elegir primero un par de modelos que se adecuen a nuestras necesidades y luego comparar precios en diferentes tiendas, porque de lo contrario, nos pueden acabar enroscando productos "superoferta" que han sido descatalogados o que tienen exceso de stock en tienda, porque no están dando buen resultado. En algunos establecimientos incluso te igualan el precio que hayas encontrado en otro gran almacén, así que.. sí, a veces hay que negociar un poco, pero tal como están las cosas... vale la pena. 

No olvidéis preguntar si cobran el transporte, si te retiran el aparato antiguo y si te lo suben a casa, que hay algunas webs que te lo envían pero lo dejan en el portal!!. Y ya que estáis podéis preguntar si el producto tiene un periodo de prueba o si se puede cambiar si no os acaba de gustar aunque el producto funcione.. todo cuenta a la hora de decidir. 

8.- Servicio técnico y garantía.
Alguien me podría aclarar por que el personal de los servicios técnicos oficiales suele ser tan poco simpático? Ya se que sólo atienden quejas y reclamaciones, pero eso no es excusa para que te estén perdonando la vida constantemente. Un buen SAT y una atención al cliente eficaz y en condiciones hará que gane muchos puntos un producto de su marca. Si no estais contentos con el servicio técnico, haced el favor de escribir a la sede central de la marca. Un correo electrónico de 5 minutos puede hacer que os solventen un problema directamente desde arriba. 

Por alguna mística razón, los electrodomésticos suelen empezar a fallar a los dos años y un día. Valorad las ampliaciones de garantía, sobretodo si habeis pagado mucho dinero por vuestro electrodomésticos, a veces un poquito más de dinero os ahorrará pagar el desplazamiento del técnico, o el elevado coste de los repuestos durante un par de años. Antes de contratar la ampliación de garantía con la tienda, mirad el que ofrece la propia marca en sus webs, suele ser más económica. 

Resumen de la odisea: 
Después de que el vendedor de la tienda se ganara el cielo aguantando mis neuras y me permitiera cambiar el frigorífico, devolví el Samsung no frost inverter de 39db permanentes, y me decidí por un Balay, frost, muy frost, lo más similar a un cíclico de toda la vida que he encontrado y estoy encantada con el cambio. 

He tenido que sacrificar la comodidad de no descongelar de tanto en tanto y pagar unos cuantos euros más, para conseguir algo de silencio y apostar por el producto nacional (que falta nos hace). En cuanto lo he puesto en marcha y he oído el suave run run del motor... he querido darle un abrazo!!! Decidido.. soy una antigua.. el no frost no está hecho para mi.





domingo, 3 de agosto de 2014

BOLITAS DE MELOCOTON AL VINO TINTO

Hay que aprovechar los productos de temporada para preparar las recetas tradicionales, que no tenemos que olvidar en nuestra cocina, por mucho que nos pirremos por las virguerias que hacen los cocineros de vanguardia.. Hoy traemos unos melocotones al vino tinto, una receta clásica de la cocina aragonesa con un sabor y textura totalmente sorprendentes. Por supuesto podemos sustituir los melocotones por peras y como se trata de un postre con un gran aporte calórico.. el truquillo está.. en disminuir el tamaño de la ración... Que os parece la presentación? Ahí va nuestra receta de hoy..


INGREDIENTES
300 ml de vino tinto joven
70 gr de azúcar
100 ml agua
4 melocotones
La cáscara de una naranja (sin la parte blanca)
1 rama de canela. 
1 ramita de hierbabuena para decorar.


Pelamos unos melocotones, (podemos escaldarlos en agua caliente para pelarlos más fácilmente). Con un sacabolas vamos sacando esferas de pulpa de melocotón. Como mis melocotones no eran muy grandes no pude sacar bolas enteras, ya que topaba con el hueso, me tuve que conformar con semieferas. Las colocamos en un cuenco y reservamos.


Preparamos un almíbar ligero con agua y azúcar, poniéndolos a calentar en un cazo. Cuando el azúcar se haya disuelto y empiece a burbujear, reducimos el fuego, ponemos en el cazo las cáscaras de naranja sin la parte blanca, el palito de canela y el vino tinto. Mezclamos y dejamos hervir mientras se  evapora el alcohol, durante 10-15 minutos.


A continuación añadimos las bolitas de melocotón y dejamos hervir 15 minutos más. Removemos con cuidado que no se rompan las bolitas. Transcurrido este tiempo, retiramos las bolitas con una espumadera las reservamos y reducimos el vino durante 10 minutos más. Dejamos templar y guardamos en un recipiente hermético en la nevera el melocotón, junto con el almíbar de vino tinto, como mínimo una noche, para que se macere bien. Retiramos las cáscaras y el palo de canela antes de servir. Al enfríar, el vino espesará que quedar como un sirope.


Como se trata de un plato de un sabor bastante intenso, y potente de calorías, es suficiente con presentar una ración de degustación para nuestros comensales. 

IDEA: A este postre le va perfecto una bolita de helado de vainilla, que le aportará mucha suavidad.



martes, 29 de julio de 2014

TARTA FRESCA DE YOGUR GRIEGO CON MANGO


Como me gustan las tartas frescas, las de queso, de mousse, de yogur, requesón, todas me pirran, no puedo evitarlo. Son fáciles de hacer y muy resultonas y se preparan en un momentito, (obviando el tiempo que tienen que reposar en la nevera, claro). Esta semana había yogures y mango en stock en la nevera así que, le ha tocado a esta tarta de yogur griego con mango, una de esas con las que quedarás fenomenal en cualquier celebración. 


INGREDIENTES
PARA LA BASE
150 gr de galletas digestive
70 gr de mantequilla
1 cucharada de azúcar glas
1 pellizco de canela

PARA EL RELLENO
6 yogures griegos sin azúcar (se pueden sustituir 2 yogures por 250 gr de queso de untar bajo en grasa). Si utilizas yogures azucarados elimina el azúcar de la receta.
100 gr de azúcar glas
6 hojas de gelatina neutra 
1 lima (o un limón)

PARA LA COBERTURA
1 mango maduro
2 cucharadas de azúcar
Agua
3 láminas de gelatina neutra.

PREPARACIÓN
Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla fundida en el microondas (vigilar que no hierva). Mezclamos bien en un cuenco con las manos y añadimos el pellizco de canela y la cucharada de azúcar glas. Cubrimos el fondo de un molde desmontable con la masa, aplanando bien con las yemas de los dedos procurando que quede todo uniforme y que no haya huecos en los bordes por donde pueda escurrirse el relleno. Guardamos en la nevera durante 1 hora hasta que la base se endurezca.



En un cuenco batimos con las varillas manuales los yogures griegos (opcionalmente también el queso de untar en caso de haber decidido sustituir dos yogures por queso), con el azúcar, la ralladura y el jugo de media lima. Probamos y corregimos en su caso el dulzor del relleno. En un cazo con agua fría, ponemos las seis láminas de gelatina a hidratar durante 2 minutos, a continuación escurrimos bien las láminas. Ponemos unas gotas de agua nuevamente en el cazo, junto al zumo de media lima, y las hojas de gelatina escurridas y calentamos a fuego muy suave hasta que se disuelva. A continuación vertemos el contenido del cazo en el cuenco con la mezcla de yogur y mezclamos bien. 



Sacamos la base de la nevera y vertemos la mezcla de yogur. Damos unos golpecitos con el molde sobre la encimera para eliminar posibles burbujas de aire que hayan quedado al batir. Guardamos en la nevera hasta que cuaje la mezcla. Lo mejor es dejarla de un día para otro, y como mínimo de 4 a 6 horas para que cuaje. 


Una vez cuajado el relleno, prepararemos la cobertura de mango. Para ello, pelamos y cortamos un mango maduro, lo ponemos en un cazo con dos cucharadas de azúcar. Ponemos agua hasta cubrir el mango, no más, y hervimos hasta que el mango se empiece a deshacer. A continuación le pasamos la batidora hasta convertirlo en puré y si lo queremos más fino lo colamo para que no queden grumos ni fibras. Yo lo dejé tal cual. Reservamos y dejamos templar. 



Hidratamos 3 láminas de gelatina neutra en agua fría. Las escurrimos bien y podemos verterlas directamente en el puré de mango, que estará caliente y disolverá la gelatina, mezclando bien. A continuación dejamos templar (no enfríar) el puré y cuando no queme, sacamos la tarta de la nevera y cubrimos con el puré de mango. Es importante que no queme, porque si la cobertura de mango está demasiado caliente, se fundirá la capa de yogur y se mezclará con la cobertura, desluciendo el resultado. 


Dejamos enfriar otro par de horas en la nevera y ya podemos disfrutar de esta tarta de yogur griego, de esas que quitan el hipo.


COMO PREPARAR UN BUEN CALDO CASERO


Parece mentira lo poco que apetece encender los fogones en verano!! Llevo dos semanas completamente aplatanada con este calor, no hay manera de cocinar un sólo plato decente. Pero como hace tiempo que agoté mis reservas de caldo casero, hoy hice acopio de energía y he preparado un caldito de carne casero que nos servirá para infinidad de platos, desde sopitas, hasta fondos de paella, estofados, etc. Por favor, antes de comprar caldo de tetra brick, echad un vistazo al contenido en carne que tiene un caldo de carne, y al porcentaje de pollo que tiene un caldo de pollo, vais a alucinar.  Aunque el proceso es muy sencillo, una olla, agua, verduras, carne y fuego, hay un par de pasos que es importante no obviar para conseguir un caldo perfecto, brillante y transparente. Y tengo que reconocer que al final la temperatura de la cocina no se disparó en exceso, paso más calor horneando un bizcocho, jjj.. 

Con este paso a paso no os podreis equivocar. 

INGREDIENTES 

2 carcasas de pollo 
2 traseros de pollo
2 huesos de ternera (si tienen carne mejor).
2 puerros
1 cebolla
2 zanahorias
Sal
tomillo fresco
Perejil
1 hoja de laurel

PREPARACIÓN

1.-Lo primero que vamos a hacer es lavar bien la carne o dejarla en remojo con agua bien fría. Para obtener un caldo sabroso yo utilizo carne de pollo, ternera o gallina, combinados entre ellos o sin combinar en función del tipo de caldo que queramos preparar. Hoy prepararemos un caldo mixto de carne

2.- Cogemos una olla grande, la llenamos de agua y colocamos la carne dentro, junto con la cebolla pelada y las zanahorias cortadas en trozos grandes y un buen pellizco de sal. Lavamos bien los puerros, los troceamos y los incorporamos. Como lo que vamos a preparar es un caldo, no un cocido, podemos incluir la parte verde del puerro, que le dará sabor al caldo. Quiero preparar un caldo neutro, que me sirva de base para diferentes platos y por eso sólo le he añadido una hojita de apio adicional, aunque se puede preparar un caldo igual de rico con los paquetes de cocido que venden en los supermercados y la carne que os apetezca o tengais a mano.

3.- Encendemos el fuego. Sí, se ponen todos los ingredientes en frío porque vamos a hacer una cocción expansiva, durante unas 2 horas hasta obtener todo el sabor de la carne y las verduras. Ponemos un pellizco de sal y preparamos un bouquet (ramillete), con una hoja de laurel, un poco de tomillo fresco y perejil. Lo atamos bien con cordel de bridar y lo sumergimos en el agua. Las hierbas darán un toque de sabor a nuestro caldo. Yo utilicé una bolsita de infusión en lugar de atar las hierbas, son geniales porque se quedan pegadas al borde de la olla y no se sale nada, ni tienes que ir pescando el bouquet con la espumadera como una desesperada por toda la olla cuando lo quieres retirar. 

4.- Cuando el agua lleva 5 minutos hirviendo veremos que se forma en la superficie una capa de residuos gris bastante horrible. Con una espumadera o colador pequeño vamos retirando la espuma sucia y la depositamos en un recipiente con un poco de agua que nos limpiará a su vez la espumadera o colador. Repetimos la operación hasta que esté limpia la superficie. Es posible que al cabo de 20 minutos tengamos que volver a desespumar. 
5.- Dejamos hervir el caldo aproximadamente 2 horas, hay quien recomienda mucho más y quien lo deja menos tiempo, pero si queremos aprovechar la sustancia de la carne y sacarle el sabor, necesitamos un mínimo de cocción de 1.45 horas. Al cabo de 45 minutos yo retiro las hierbas de la olla (es opcional).
6.- Transcurrido el tiempo, apagamos el fuego y dejamos reposar hasta que se entibie el caldo. Una vez tibio, apartamos la carne con unas pinzas, recogemos las verduras con una espumadera y nos quedará la olla con el caldo, que colaremos con un colador fino para eliminar las impurezas que queden. 
7.- Aún podríamos conseguir un caldo más fino si lo clarificamos. Para ello preparamos una mezcla que absorberá las impurezas del caldo. Se trata de montar 2 claras, añadirle unas verduras troceadas, (cebolla, puerro y zanahoria) y un buen trozo de carne picada de poca calidad (ya que se va a desechar). Mezclamos todo bien y lo metemos en el caldo y dejamos hervir otros 45 minutos. La clarificación absorberá las impurezas del caldo que crearán una capa en la superficie y nos quedará un caldo perfecto, casi como un consomé. Yo personalmente, no tengo intención de tirar tanta comida para tener un caldo más transparente así que omito este paso, pero para un día especial.. ahí os lo dejo.

8.- Un paso importantíiiisimo es desengrasar el caldo. Una vez el caldo se entibia veremos que se va formando una capa de grasa en la superficie. Esta grasa es la que contiene la carne y los huesos del caldo y no la necesitamos para nada. Hay dos sistemas para desengrasar. Uno, cuando el caldo está tibio, meter un cacito en el centro de la olla, hacer un círculo con el cazo en el centro y veremos como la grasa se desplaza a los bordes. Recogemos con el cazo la grasa de los bordes y la desechamos. Yo utilizo un sistema mucho más sencillo y preciso. Dejo enfriar completamente el caldo, mejor de un día para otro. Al sacarlo de la nevera veremos que el caldo tiene una capa amarilla bastante consistente, que se puede apartar con una espátula perfectamente. Con ello eliminaremos hasta el 85% de la grasa del caldo. 

Cuando se enfría se empieza a formar una capita de grasa como podeis ver aquí..
Y esto es lo que va directo a vuestras arterias si no lo retirais..
Mirad que diferencia..
Ya tenemos listo nuestro caldo, para una sopita, un guiso o un fondo base para cualquier receta, y sin conservantes ni colorantes. 

domingo, 13 de julio de 2014

ENSALADA TIBIA DE POLLO CON GERMINADOS Y SALSA DE MOSTAZA Y MIEL


Hace un par de semanas, mi amigo Dani, a quien quiero un montón aunque nos veamos poquito, me regaló un kit de cultivo de brotes ecológicos HA huerto y jardín, en plan, "tu te lo cultivas, tu te lo comes".. Y recordando los experimentos que hacíamos en el cole, con las lentejas y el algodón, me dije, esto tiene que estar requetebueno, así que esta semana me puse con el experimento. Es tan fácil como hidratar las semillas en agua, colocarlas sobre una rejilla y mantener la base hidratada unos días, mientras vemos como van creciendo nuestros brotes. Una vez alcanzado el tamaño deseado, los cortamos y podemos mantenerlos en la nevera en un bote hermético unos 10 días. Para iniciarme, yo elegí los de col lombarda, que contienen antioxidantes y provitamina A, le dan un toque diferente y picantito a las ensaladas que me ha encantado y encima aportan un montón de nutrientes, así que.. que más puedo pedir?? Dani, esta ensalada va por ti...


INGREDIENTES
1 lechuga (la variedad que más nos guste)
1 pechuga de pollo
50 gr de bacon en tiras
10 nueces
picatostes
1 manzana 
1/2 limón
Sal y pimienta

PARA LA SALSA
1 cucharada de miel
2 cucharadas de mostaza
1 cucharadita de salsa de soja
Aceite de oliva suave
Vinagre
Sal

PREPARACIÓN
En una sartén sin aceite freímos las tiras de bacon. La misma grasa del producto engrasará la sartén. Dejamos que se tuesten bien y quede bien cruijiente. Escurrimos el exceso de aceite en un papel de cocina y reservamos. 

En la misma sartén freímos una pechuga de pollo (previamente salpimentada). Al sacarla de la sartén la cortamos en tiras y reservamos.

Lavamos y secamos bien las hojas de lechuga. Las colocamos en el fondo de un plato o fuente a modo de cama para la ensalada.

Cortamos una manzana pelada en cuadraditos pequeños. Le ponemos un chorrito de limón para que no se oxide y no ennegrezca. Colocamos la manzana, el bacon, y las tiras de pollo sobre la lechuga. Es importante que la pechuga y el bacon estén tibios, no calientes, porque nos reblandecerán la lechuga y perderá el crujiente. Decoramos con unos picatostes y unas nueces. En el centro del plato, colocamos nuestros germinados.

Preparamos la salsa, mezclando en un cuenco la miel, la mostaza, la salsa de soja, y un chorrito de vinagre. Mezclamos bien con una cuchara o unas varillas pequeñas. Vamos añadiendo el aceite de oliva a chorrito, mientras seguimos removiendo hasta que nos quede una salsa homogénea. Rectificamos de sal y vinagre si es necesario, aliñamos la ensalada con la salsa y servimos. 


Mirad que hermosos estaban mis brotes al cabo de una semanita. Ahora mismito me pongo a cultivar los de soja verde y alfalfa!

miércoles, 9 de julio de 2014

EMPANADAS CRIOLLAS


La que se está liando con el mundial!!! Después del partido Alemania - Brasil de ayer, del que éstos últimos salieron más escaldados que la selección española hace un par de semanas, hoy traigo una recetita de empanadas criollas, para dar ánimo a mis amigos argentinos clasificados (aunque Alemania me tira mucho), y a ver si las pueden preparar para ver la final con los amigotes y se acaba ya el dichoso fútbol, para que el mundo vuelva a la normalidad!!. 

INGREDIENTES para unas 18 unidades individuales.
2 paquetes de obleas de empanada (yo usé 2 láminas de masa brisa del Mercadona que era la que tenía a mano y me gustó el resultado, pero lo más sencillo es usar las obleas)
250 gr de carne picada mixta
1 pimiento rojo (opcional)
1 pimiento verde
1 cebolla blanca
2 dientes de ajo
1/2 bote pequeño de maíz dulce
10 - 12 aceitunas verdes
1 huevo duro
1 huevo batido
1 1/2 cucharadas de comino
1 pellizco de tomillo
1 guindilla o salsa de tabasco (opcional)
Sésamo
sal, pimienta, aceite de oliva


PREPARACIÓN 

Sofreímos los dientes de ajo troceaditos en una sartén con aceite de oliva, 
a continuación añadimos la cebolla bien picadita y dejamos que se poche bien, hasta que se ponga transparente. Vamos sofriendo los ingredientes según su dureza. Añadimos el pimiento rojo picado, al cabo de unos minutos el pimiento verde en trocitos pequeños y cuando tengamos todos los ingredientes bien cocinados, los reservamos en un cuenco. 

En la misma sartén freímos la carne, que habremos salpimentado previamente, y le añadiremos el comino y un pellizco de tomillo. Si nos gusta el picantito, antes de freír la carne, cortaremos 1/2 guindilla en trocitos pequeños, quitándole las semilas y la freiremos en aceite de oliva. Otra opción es sazonar la carne con un chorrito de tabasco. Si no nos van las emociones fuertes, podemos obviar este paso. La carne no tiene que estar cocinada del todo, porque aún nos quedan 15 minutos de horno y si la pasamos demasiado, nos quedará seca la empanada. 

Una vez lista la carne, le añadiremos la verdura que teníamos reservada y mezclamos bien. Cortamos las aceitunas verdes a trocitos y las añadiremos, junto con el maíz y el huevo duro troceado. El huevo tiene que cocer unos 12 - 15 minutos en agua hirviendo, para que al cortarlo la yema haya cuajado bien.

Mezclamos bien todos los ingredientes y ya tenemos nuestro relleno listo. Ahora solo hay que dejarlo enfriar del todo, antes de rellenar nuestras empanadas. Mirad que colorido!


Para la masa, hay muchas opciones. En esta ocasión tenía exceso de masas en el congelador y me negué a prepararla a mano. No recomiendo usar masa de hojaldre, se reblandece demasiado rápido si no se va a comer al momento, pero podemos usar láminas de pasta brisa, en cuyo caso lo más inteligente es hacer una empanada grande con dos láminas de masa, una de base y una sobre el relleno. Las obleas de empanadilla que venden en el super, (estilo La Cocinera) ya vienen listas para rellenar y el resultado es perfecto para raciones individuales. 

En mi caso preparé las empanadillas para una cena de picoteo, así que me compliqué la vida y las preparé de ración, para lo que tuve que extender la masa brisa en una superficie enharinada, cortarla con un cortapastas redondo y dar forma a las empanadas. 


Pondremos dos cucharadas de relleno en cada oblea, humedeceremos los bordes de la oblea con agua para que no se abran durante la cocción, cerramos por el centro, y vamos juntando los bordes hasta que queden completamente cerradas las empanadas. Podemos asegurar el sellado aplastando los bordes con un tenedor o con alguna técnica de repujado, plegando los bordes sobre sí mismos hasta dar forma de cordón al contorno (tendré que hacer un post sobre el tema porque tiene su miga el tema no os creais). 

Calentamos el horno a 180º. Ponemos un papel sulfurizado sobre la bandeja y después de pintar cada empanada con huevo batido con un pincelito, las vamos colocando sobre la bandeja. Espolvoreamos cada empanada con sésamo y horneamos durante unos 15 minutos. No dejarán ni las migas, os lo aseguro.

Que gane el mejor!!