lunes, 5 de noviembre de 2012

CREPES SALADOS DE HUEVO, JAMÓN Y QUESO


Después de nuestra escapada a París del mes pasado me enamoré de todas y cada una de las pastelerías de la ciudad, que parecían auténticos museos de dulces multicolores, llenos de auténticas obras de arte..y aunque me resistí a la mayoría de ellas por aquello de conservar la línea, sucumbí con los macarrons que algún día me animaré a preparar. 

Esta noche me apetecía recordar esos paseos nocturnos por Montmatre disfrutando de unos deliciosos crepes mientras caminábamos junto al Moulin Rouge y nos imaginábamos el esplendor del París del siglo pasado. 

Es increible el arte que tienen para prepararlos y lo mucho que han innovado desde el típico crepe de azúcar, nutella, dulce de leche o plátano a otros salados con tantos ingredientes que se pueden considerar plato único. Os dejo la receta de un clásico, pero si los quereis preparar dulces solo teneis que añadir una cucharada de azúcar a la masa y seguir la receta que os dejo a continuación. Para aquellos que os gusten los sabores diferentes, no dejeis de probarlos rellenos de queso de cabra desmenuzado, un chorrito de miel y unas nueces trituradas... ñam ñam..

INGREDIENTES para 6 a 8 crepes.
125 gr harina
2 huevos
1 pizca de sal
Pimienta molida
250 ml leche
25 gr mantequilla


ELABORACIÓN

Derritir la mantequilla en el micro durante unos segundos, evitándo que hierva.

Batir en un bowl la  mantequilla en pomada, la harina, la sal, los huevos y la leche, eliminando los grumos que puedan haber quedado. Si no tenemos tamizador de harina, con la batidora eléctrica el resultado es perfecto.

La masa tiene que guardarse en la nevera una hora antes de ser utilizada. Después del tiempo de reposo calentaremos una sartén en la que habremos echado unas gotitas de aceite de girasol y lo habremos extendido con un papel de cocina para quitar el exceso.

Verteremos un cacito de la masa en la sartén caliente y extenderemos bien por toda la superficie. Cuanto más fina quede la masa, más crujiente será nuestro crepe. Se deja cuajar la masa y se le da la vuelta con una espátula

Ahora le añadiremos el relleno a nuestro crepe. Rompemos un huevo y lo añadimos tal cual a la sarten, como si quisieramos preparar un huevo frito. Lo vamos revolviendo suavemente sobre el crepe, en movimientos circulares sobre la sarten, y el crepe irá absorbiendo parte del huevo. En una de las mitades  espolvoreamos generosamente queso emmental rallado, que se irá fundiendo lentamente, molemos pimienta negra al gusto, extendemos unos champiñones, unas lonchas de jamón cocido o cualquier otro relleno que nos guste y lo doblamos en dos. Bajamos el fuego para que el queso se vaya fundiendo y la parte de masa expuesta a la sartén no se queme. Damos la vuelta y doramos por el lado contrario nuevamente para sellarlo. Cuando se hayan tostado los bordes con el queso fundido estará en su punto para comer.

Bon appetit!





3 comentarios :

  1. Mmmmm, no sabes la de crepes que nos hemos comido en París, pero nosotros lo hicimos en Montparnasse ( le petit Joselin). Lo recomiendo!! no se puede volver de París sin ir a este local.

    ResponderEliminar
  2. Se ven muy deliciosos los crepes, los tendre en mi lista

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado esta receta se ve muy deliciosa

    ResponderEliminar